ESPIRITUALIDAD - GLORISA

LOS CUERPOS DEL HOMBRE

Hoy en día el ser humano está en distintos niveles de consciencia, unos muy avanzados otros menos y así sucesivamente en reducción de conocimiento, hasta aquellos que están totalmente desubicados en relación a lo que debiera ser su crecimiento espiritual.

Hay quienes esperan con ansias el siguiente paso a dar para subir un escalón en su crecimiento, siempre buscando más arriba o más adentro, en los niveles donde se originan las causas de todo lo que experimentamos a nuestro alrededor, en esta dimensión de índole material.

Por eso alguien dijo, “El reino de Dios está dentro de nosotros” Lo que decía Jesús no era por capricho o porque sonara bonito, tenía todo el conocimiento macro divino en su interior también.

Muchos piensan que aquí se viene a sufrir nada más, pero lo cierto es somos los amos, los reyes de nuestras propias creaciones y dependiendo de lo que hayamos creamos en vidas anteriores y en la presente, así mismo se manifiesta nuestra realidad, en donde Dios no ha tenido nada que ver.

El todo creó el universo, dentro de Él, hizo un tzimtzum (un espacio interior dentro de Él) y produjo un big bang, , o sea que se contrajo dentro de si mismo, de la luz infinita de Dios, creando el espacio físico con todas sus dimensiones y planos, por medio de una explosión que liberó la creación de las realidades independientes, incluyendo las leyes que la regularían.

Eso es todo, vio lo que hizo, le gusto y descansó. Y sigue descansando porque todo funciona de maravillas, cuando hay un desbalance, las leyes actúan y todo vuelve a su cauce, o da inicio a una nueva realidad. No hay nada superior a la presencia del todo, omnipresente, omnisapiente.

Dentro el infinito universo físico creó al planeta tierra con su estrato mineral y vegetal, en él precipitó al ser humano y a los animales. Ahora bien el hombre (entiéndase la mujer y el hombre) ya dije que son reyes y amos de su propias creaciones, si en esta vida eres una buena persona, oras y cumples con todas las leyes naturales, divinas y las de tu iglesia, pero de todas formas sufres y te va mal, eso no tiene que ver nada con Dios, sino con tus procesos de pensamientos y sentimientos de vidas pasadas y de la actual.

Debemos conocernos mejor, saber cuántos cuerpos tenemos y a los mundos que pertenecen cada uno de ellos.

Nivel de consciencia y evolución

Estamos compuestos por 7 cuerpos de los cuales 4 son los inferiores,

  • El cuerpo físico que es el que más conocemos y que pertenece a la tercera dimensión.
  • El cuerpo emocional o astral, en donde se desarrollan los sentimientos y pertenece a la cuarta dimensión.
  • El cuerpo mental, en donde se desarrollan los procesos de pensamientos y que ocurren en la quinta dimensión.
  • El cuerpo vital o etéreo que es el que sustenta a los tres cuerpos anteriores y que hace que funcionen y que radica en la sexta dimensión.

Mas arriba quedan:

  • El cuerpo causal, en la séptima dimensión que es donde se crean las causas de todo lo que existe en las dimensiones inferiores Si queremos resolver problemas en el nivel físico debemos elevarnos al mundo causal y enderezar pensamientos y sentimientos o trabajar en la conducta de los demás por medio de la visualización para que cambie todo aquí en el mundo de los efectos.
  • El alma permea todos los cuerpos inferiores, por eso se llama alma, porque es la médula que une todos los cuerpos y es donde quedan registradas todas las experiencias cuya información le llega del cuerpo etéreo.
  • El último es el espíritu divino o al que le llaman el “Yo Soy”. Es el que está hecho a imagen y semejanza Del Todo. ¿Por qué le dicen “Yo soy”?

Porque cuando Moisés subió al Monte Sinaí y le pregunto a Dios como se llamaba, el contesto “Yo Soy El Que Soy”, para ti me llamo así, pero al pueblo le dirás “Yo Soy”. Por lo tanto si estamos hechos a su imagen y semejanza también somos “Yo Soy” pero en la novena dimensión donde fuimos creados en primera instancia.

Con esto hemos dado un gran pantallaso a todos los cuerpos del hombre, a todas las dimensiones que le pertenecen, sus funciones, lo importante que somos, lo que nos indica cómo debemos esforzarnos por merecer el reinado que es nuestro por derecho propio.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: