Contrario a lo que prometen los "productos milagro", la pérdida de peso no es un asunto tan simple. Se requiere disciplina y ciertos conocimientos básicos sobre nutrición para tener éxito y sobretodo, mantenerse en el peso deseado. Con estos consejos bastante sencillos de seguir, podrás adelgazar de manera sana y sin complicaciones.

 

1.Controlar las porciones. Hoy en día, las porciones "normales" que consumimos son en realidad más del doble de lo que eran hace 20 años. Existe un libro titulado "Porqué las francesas no engordan" donde la premisa principal es: Pequeñas porciones. Las francesas acostumbran comer de todo, disfrutar de lo que la gastronomía ofrece, pero en las cantidades normales , todo lo opuesto a las porciones en Estados Unidos, por ejemplo. Este principio es básico para el control de peso.

2. Nunca saltarse el desayuno. Es verdad que es la comida más importante del día. Es el combustible necesario para las actividades diarias, pero principalmente por que saltarte el desayuno no sólo no ayuda a adelgazar, sino al contrario. Al estar tantas horas sin alimento, el metabolismo se ralentiza, lo que se traduce en una mayor acumulación de grasa. Hay estudios que demuestran que las personas con un peso saludable, tiene el hábito del desayuno.

3. Ingerir 5 comidas al día. El elemento principal para poder bajar de peso es acelerar el metabolismo, eso se logra de varias formas, entre ellas, haciendo varias comidas al día. Los nutriólogos recomiendan 3 comidas principales y dos intermedias. Obviamente no se trata de 5 comidas enormes, sino porciones adecuadas.

4.-Prefiere pesas a cardio. Se tiene la creencia generalizada que para quemar grasa el ejercicio adecuado es el cardiovascular (spinning, aerobics, correr, etc) y que las pesas son para ganar músculo. Es cierto, pero en cierta forma, el ejercicio cardiovascular está sobrevalorado porque conforma poco o nada de músculo y el músculo es el componente clave de un metabolismo veloz. El músculo come grasa. Añadiendo más músculo a tu cuerpo quemarás más calorías incluso durmiendo. Y no sólo eso. Estudios han demostrado que, aunque quienes levantan pesas no queman tantas calorías durante el ejercicio como quienes hacen aeróbico, sí queman más calorías en el curso de las siguientes horas. El aumento del efecto metabólico de los ejercicios aeróbicos duraba sólo de 30 a 60 minutos. Los efectos de entrenar con pesas duraban tanto como 48 horas, durante las cuales el cuerpo estuvo quemando grasa adicional.Así que, si puedes practicar las dos actividades mejor, pero si tienes que elegir, te conviene más preferir el entrenamiento con pesas.

5. Incluír proteína en tus comidas principales. La proteína ofrece muchas ventajas, las principal es que se encarga de alimentar y formar los músculos. Pero también el cuerpo usa más calorías para digerir las proteínas que las que usa para digerir grasas o carbohidratos. Por lo mismo, se siente uno satisfecho por más tiempo cuando, por ejemplo, comes pollo asado, que cuando sólo comes fruta y pan. Incluír en la mayoría de tus comidas te garantiza una manera más de proteínas mantener tu metabolismo trabajando en la eliminación de grasa.

Siguiendo estos consejos, lograrás mucho más éxito que con dietas restrictivas que sólo se traducen en un aumento de peso posterior y en daños a la salud a largo plazo.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: