Cuando supe acerca de los que muchos cristianos esperaban que ocurriese el día 21 de Mayo, inmediatamente sentí mucho pesar por estas personas que se habían formado falsas esperanzas.

No es la primera vez que ocurre. Desde el mismo momento en que el Señor Jesucristo resucitó, los cristianos hemos estado pendientes de su venida.

Justo antes de su ascensión los apóstoles le preguntaron “¿vas a restaurar el reino de Israel en este tiempo?”

Los apóstoles habían estado con Cristo Jesús y le habían escuchado describir las señales de su segunda venida; y le habían oído decir las palabras “el día en que menos piensen viene su Señor”. A pesar de esto  se arriesgaron a hacer esta pregunta.

Les respondió acaso Jesucristo de mala manera y los reprendió por hacer esta pregunta. No.

Ellos simplemente estaban despiertos y atentos, estaban interesados en saber cuándo habría de venir nuevamente su amo.

Cristo había dicho de antemano que “El Reino de Dios no viene de manera observable…” y luego, “el día del Hijo del hombre viene como el relámpago … que ilumina todo lo que se encuentra bajo el cielo. Así como es imposible calcular el momento preciso en que ocurrirá un relámpago, es imposible calcular el día y la hora en que viene Cristo, ya que el no viene de manera “observable”, sino de forma súbita.

También dijo que venía “como ladrón en la noche”, y dijo que no se sabía en qué vigilia de la noche vendría o si temprano por la mañana. Sabemos que viene a gobernar en el “ultimo día”, pero no sabemos si llega en la noche anterior o temprano por la mañana en ese día.

Así, aunque los cristianos devotos que estudiamos la biblia a diario sabemos que este es el tiempo en el cual el Señor ha de venir, no sabemos el preciso momento en que esto ocurrirá, más bien sabemos que será en un momento en que “no pensamos”.

En el siglo 19 un cristiano de apellido Miller calculó que en el año de 1841 habría de ocurrir la venida de Cristo. Desde allí muchos grupos “adventistas” han calculado diferentes fechas o años en los cuales habrían de esperar que esto suceda.

Por ejemplo, los Estudiantes Internacionales de la Biblia solamente calcularon los años 1874, 1914, 1915 y 1925.

Los Testigos de Jehová esperaban que el fin de este “sistema de cosas” ocurra  en 1975 o alrededor de esa fecha.

Los miembros de la Iglesia Mundial de Dios pensaban que su líder Herbert Armstrong no moriría antes de que venga Cristo, al considerarlo su último enviado.

Podría seguir mencionando muchas otras expectativas equivocadas de muchos otros cristianos antes y después de Miller, pero esto sería muy largo hacerlo.

Lo cierto es que estos hombres y mujeres, siempre han sido hombres devotos que han estado pendientes de la venida del Señor y se han dejado cegar por su intenso anhelo de ver a nuestro Salvador llegar triunfante, tal como él lo prometió.

No debemos tachar a estos cristianos de profetas falsos porque no lo son, simplemente han sido intérpretes equivocados de las profecías ya existentes. Personas que se hicieron falsas expectativas y que ellos mismos ahora se han autoimpuesto una dura prueba para su fe y lealtad a Cristo.  

Yo personalmente he leído el sitio de internet del señor Camping y pienso que hay muchas cosas interesantes, positivas y hasta ciertas en varias de sus teorías cronológicas. Creo haber detectado también muchos de sus errores, no obstante, no pienso que deba por esta razón hacer leña de árbol caído, sino más bien mostrar compasión cristiana a uno de los siervos de Dios, en su momento de dura prueba.

Que los que pusieron fe en las falsas expectativas que creó el señor Harold Camping, no cesen de estar alertas porque la venida del Señor está muy cerca, a las puertas.

Que los demás cristianos oremos por estas personas y les mostremos amor y compasión.

Amén.

 

Pericusmeus

www.sudescanso.org

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: