12 semanas: una huella digital en 7.000 millones

A medida que continuabas moviéndote en el vientre, otros de tus rasgos se formaron. Las capas de la piel que cubrían tus dedos se empezaron a arrugar por el contacto con el líquido amniótico que las rodeaba. Esta interacción con el ambiente que te rodeaba ayudó a moldear una combinación única de arcos, espiras y rizos en las yemas de tus dedos.

Incluso los gemelos idénticos desarrollan patrones sutilmente diferentes. Cuando cumpliste 17 semanas, ya tenías un set de 10 huellas digitales que te distinguen de las otras 7.000 millones de personas en el mundo.

Aunque hay unos que se distinguen quizás aún más por lo contrario.

Para las autoridades, esta mujer es invisible. Ha confundido los sistemas de seguridad más sofisticados del planeta. Cheryl es una de un diminuto grupo de personas que nacen sin huellas digitales. Sólo tiene unas pocas y pequeñas arruguitas en la punta de sus dedos. Es un trastorno realmente extraño, conocido como adermatoglifia.

Cheryl

14 semanas: ¿qué tipo de pareja te iba a atraer?

Curiosamente, puede ser que haya olores que no nos atraen por ser. A medida que tu cuerpo iba tomando forma, también ibas desarrollando un sistema inmunitario distintivo. A las 14 semanas estabas produciendo los antígenos leucocitarios humanos (HLA, por sus siglas en inglés), que le ayudan al sistema inmunitario a reconocer las bacterias y los virus.

Hay miles de combinaciones posibles de HLA y tú heredaste las tuyas de tus padres.

Hay una teoría que indica que las proteínas HLA determinan el aroma que despedimos para que lo huelan el resto de los adultos, y que escogemos nuestras parejas sexuales con HLA, y por ende un olor, muy diferente al nuestro.

Eso indicaría que los padres quizás elijan sin saberlo a parejas que tengan defensas distintas a las de ellos para así crear hijos más resistentes a las infecciones.

De manera que el sistema inmunitario que desarrollaste antes de nacer pudo haber tenido algunos efectos sorprendentes más tarde en tu vida. 15 semanas: ¿cuán masculino es tu cerebro?Ya tenías genitales femeninos o masculinos, determinados por la cantidad de testosterona que recibiste a las ocho semanas. Una segunda dosis contribuyó a moldear tu cerebro.

A partir de las 15 semanas, los fetos femeninos reciben una dosis de testosterona de su mamá y su glándula suprarrenal. Pero esta es notablemente más baja que la que producen los testículos para los fetos masculinos.

Esta fuerte dosis de la hormona coincide con el momento en el que se están organizando las partes de nuestro cerebro que conforman la personalidad, de manera que los efectos de la testosterona pueden ser significativos.

Se piensa que la exposición a altos niveles de testosterona contribuye a adquirir conductas "más masculinas", como ser más arriesgado.

Curiosamente, quienes reciben más testosterona en el vientre tienen el dedo anular más largo que el dedo índice.

27 semanas: viste el mundo a tu manera.A las 28 semanas, tu cuerpo y tu cerebro estaban bien desarrollados, así que casi estabas listo para enfrentar el mundo.

olores

Ya tenías dos ojos revestidos de células cónicas detectoras de color, y se estaban produciendo los pigmentos que podrían distinguir longitudes de ondas corta (azul), media (verdes) o larga (rojas) de luz. La mayoría de las personas pueden detectar 10 millones de colores distintos cuando nacen. Pero el 8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres nacen daltónicos, sin todos los pigmentos necesarios.

Algunas personas nacen con un cuarto tipo de pigmento que detecta longitudes de onda entre rojo y verde, por lo que ven los colores más vivos.

37 semanas y más: la recta final

¿Listo para salir al mundo?

Durante nueve meses pasaste de ser una célula a más o menos un billón de células.Tu tamaño al nacer dependió de muchas cosas, incluyendo tu raza, género y genes. Sin embargo, factores externos, como la dieta de tu madre, sus niveles de estrés y el que fumara o no, jugaron un papel en ello.

Una idea que está tomando fuerza es que el ambiente en el vientre de tu madre podría haber cambiado los marcadores químicos de tu ADN que controlan la manera en la que tus genes fueron encendidos y apagados a medida que crecías.

Y la evidencia indica que tu peso al nacer puede impactar en algunos aspectos de tu salud más tarde, como tu índice de masa corporal, el riesgo de diabetes y desempeño cognitivo.

Definitivamente, el tiempo que pasaste en el vientre te dejó una marca duradera.

Las cosas que te hicieron ser tu antes de nacer  Segunda parte

Fuente Historia: BBC Mundo

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: