10 POEMAS CON DOS SENTIMIENTOS

Los siete primeros poemas los escribí cuando me traicionaron. Cuando entregué todo de mí. No me arrepiento de lo que viví, porque amé en cuerpo y alma.

1.- VANIDAD

Indiferente palabra que me hiere,

cual hielo que congela

y mi corazón calor no tiene,

pero aún espera lo que anhela.

 

Tu rostro como azul cielo,

deslumbra mi alma en lo profundo,

explorando la agonía de mi ser,

sin encontrar el verdadero rumbo.

 

¿Cómo lograste perturbarme?

Esa pregunta te la hice

y con orgullo titánico me dijiste:

“Lo logré con tan sólo mirarte”.

 

2.- ANSIEDADES

No existe en ti el amor sublime

que el alma necesita para amar,

ni en mí el suave perfume,

la erudita fragancia a desear.

 

En tus palabras afables no hay

lo que mi ánima aspira de tu ser,

ni en las cenizas de mi sufrimiento,

el ocaso de mi absurda estupidez.

 

Lamento que no pueda contener

de mis ojos el suave tropel que cae,

sin poderlo aunque quiera suspender.

 

Y aunque yo te culpe, no eres tú.

Así es el amor, así es.

Sufres para luego fenecer,

feneces para luego querer.

 

3.- PERFIDO CORAZÓN

Ya te fuiste ya, desapareciendo,

el destello sublime de tu encanto.

Eres puro en mi corazón tirano,

que te ocasionó desprecio y espanto.

 

Sí, mi cuerpo fue el yugo de tu dolor

y tus pensamientos la pena de mi alma.

Son dardos que penetran en tu amor

y cruelmente me lo devuelves con calma.

 

¡No me olvides!, no lo podrás lograr.

Amores crueles no existirán.

Déjame así, sólo así te he de amar.

¡Apártate!, ya no quiero dañarte más.

 

4.- IMPURO AMOR

La dulce hipocresía

que de su rostro emanaba,

me hizo sentir pura

y a la vez vacía.

me hizo sentir impura

y a la vez casta.

 

Engañada me estaba sintiendo,

pero el corazón sólo decía,

no te preocupes sigue escribiendo,

que el papel no moriría.

 

Así lo hice, creo que sí,

pero las lágrimas la tinta corría.

Y sólo él, solamente podría,

calmarme en mi dulce agonía.

 

¡No seas tú hipócrita también!

o castigo y dolor recibiría,

pero no pude y aún continuaba

escribiendo lo que ya no deseaba.

 

Cuando por fin su imagen se fue.

mi mente de él se apartó.

Y sólo él, solamente podría,

dejar de herirme con su Impuro Amor.

 

5.- TRAICIÓN

Mi vida es mortuorio lecho,

en una bella noche de invierno.

Fugaz, el amor era. Lo siento.

Puro sentimiento estaba muriendo.

 

Anhelaba sus brazos,

como la flor anhela el rocío,

como la noche de pleno invierno.

 

¡Oh Dios! que dolor tan eterno.

Mátame y finiquitemos esto.

Diáfana, mi alma era.

Ahora hasta me robaste eso.

 

6.- MAL DE AMOR

No has sentido en tu rostro,

el hálito de mi dolor.

No, la dulzura de mis besos,

en tu venenoso corazón.

 

De mi ser tomaste lo intocable

y mi espíritu se desvaneció.

Que rabia me provocaste.

¡Aún no!, la cizaña no se dio.

 

Y después que ironía sentía.

Sólo me bastaba mirar tu alma

y junto a ti el mal del amor.

Este mal de los celos

que por fin murió.

 

7.- HERIDA

Triste y agrietado el corazón consuela,

el dulce amargo de la herida,

que la sangre circula y la empapa,

de una incontrolable amargura.

 

Gota a gota el dolor pasa,

por cada rincón de mi vida,

y en cada esquina de mi cuerpo,

pasando deja una nueva herida.

 

Dejar de palpitar mi corazón desea.

Así la sangre pare de llenar la herida,

que poco a poco mata y empieza

a dejar sin aliento toda mi vida.

 

Si herida y vida es todo lo que tengo,

porque vivir y sufrir debería,

más sino vivo y sufro no puedo,

amarte y llorar…llorar por la herida.

 

Los tres últimos poemas están dedicados a alguien muy especial. Él es mi inspiración, por el momento sólo mi inspiración.

 

8.- MIRADA Y LABIOS

Tu mirada está marcada en mi mente,

como destello de luna que me estremece.

Sí, pensarte me desconcentra.

Eres culpable de esta tormenta.

Tormenta que me lleva y me deja,

me deja desnuda ante tanta belleza.

Eres un hombre misterioso

y yo quiero descifrar tu código.

Incógnita el sabor de tus labios,

que ansiosa espero probarlos.

 

9.- BESO

Beso suave de tu boca.

Beso dulce de tus labios.

Eres mío, sólo mío.

Y tu cuerpo mi delirio.

 

Sudor, fuego que me aloca.

Sudor caliente que provoca.

Soy tuya, sólo tuya.

Y mi cuerpo tu delirio.

 

Siento miedo de tenerte,

y en mis manos poseerte.

Ese cuerpo delicioso,

que con ansias lo atesoro.

 

No te ato a mi vida.

Sólo vive el presente.

Que de gozo seas mío,

y yo tuya, tuya, tuya.

 

10.- TU LECHO

Despierta sueño en tu lecho,

después de una agitante tormenta.

Fuiste fuego en mi almohada

y yo lava que nos quema.

 

Exploraste en lo profundo,

de mi ser tímido y sereno.

Fortaleza de tu cuerpo,

que el cansancio no detuvo.

 

Amanezco con tu perfume,

embriagante en mi mente.

Corazón que no enamoras.

La razón que me devora.

 

No soy fría, ni distante.

No soy tuya, ni tú mío.

Somos dos seres amantes,

del amor que sólo goza.

 

Si después de estar contigo,

nada más quiero en la vida.

Aceptaré que ya he perdido

y diré…¡Soy siempre tuya!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: