10 peores actuciones en telenovelas de los últimos años.

10 PEORES ACTUACIONES en telenovelas de los últimos años.

Agelique Boyer en Tres veces Ana: Una de las peores actuaciones en el historial de Angelique Boyer es sin duda su triple participación en Las tres caras de Ana, pero, sobre todo, en el personaje de Ana Leticia. La sobre actuación estuvo a flor de piel, una muy mala dirección de escena que desembocó en una de las peores interpretaciones de esta actriz.

Angélica Vale en La fan: Para nadie es un secreto que la Vale es de las actrices de comedia más sobre actuadas que ha tenido la televisión, su participación en La fea más bella ya nos decía que ella creía que comedia era hablar a los alaridos y en La fan no fue la excepción. Penosa telenovela, triste historia y una muy mala dirección que la dejó a ella como una de las actrices más malas, era aterrador verla capítulo a capítulo gritando como si fuera una telenovela venezolana de los ochenta.

Betty Monroe en Sueño de amor: Esta es quizá una de las peores actuaciones de Betty Monroe, en una de las telenovelas más malas que ha producido Juan Osorio, y eso que Osorio es experto en producir engendros dramáticos. Era la gran entrada de Betty a Televisa y fue todo un fracaso, su protagónico día a día perdía más importancia y al final de la historia parecía una simple extra o figurante. Gritar y fruncir el ceño no es dramatismo, este personaje es de los más soporíferos de Betty en su carrera, no tenía alma, vida ni matices, una actuación muy corriente.

Cristián de la Fuete en Sueño de Amor: Este actor chileno parece un añadido de William Levy, por lo guapo y por lo mal actor. Un actor que no matiza, no se le cree, se ve falso y frío como un bloque de hielo. Su química como Betty Monroe era nula y con Marjorie de Sousa mucho peor. Este personaje es de lo más aburrido que ha sabido hacer Cristián, parece que se dirigía él mismo, no hay perdón para hacer actuaciones tan perversas.

José Pablo Minor en Pasión y poder: De todos los descalabros que tuvo esta telenovela de José Alberto Castro, la terrible actuación de José Pablo Minor destacó, daba grima verlo en cada escena, cómo es posible que alguien tan poco creíble y con tan poco carisma, pudiera tener un personaje principal en una telenovela estelar. En Pasión y poder, José Pablo sólo sobresalió por sus lindos ojos y bonita sonrisa, porque cuando hablaba, parecía una comedia de bajo presupuesto de Como dice el dicho o La rosa de Guadalupe.

Michelle Renaud en Pasión y poder: Qué estaría pensando el ‘Güero Castro’ cuando decidió incluir a una actriz tan plana como Michelle en Pasión y poder, es que esa telenovela no había quien la salvara. Aquí se lució Michelle como una de las peores actrices de su generación, recitaba libretos, gritaba y lloraba sin lágrimas. ¿En serio eso cree ella que es actuar? Entonces debería replantearse si tiene madera para esto, porque a simple vista no sale ni una simple astilla.

Lidia San José en Nada personal: ¿De dónde sacó TV Azteca esta mala actriz? De las buenas cosas que tiene Nada Personal, ella es uno de esos grandes lunares. Su actuación es realmente patética, somnolienta, sobre actuada y muy gris. Debería reconsiderar su trabajo como “actriz” porque tal vez su camino sea otro.

Livia Brito en La piloto: Esta espantosa serie brilla por sus sobre actuaciones, sus baches en edición, su mala investigación y un libreto traído de los cabellos; lo que se traduce en una protagonista demasiado frívola. Este es el peor personaje de Livia en toda su carrera en México, ella no es una mala actriz, pero en esta serie/comedia se ve muy opaca. Ella es una de las actrices que debería en serio, tomar clases de actuación con expertos, no en el burdel que es el CEA, sino en una academia de verdad. Livia es otra actriz de gritos, cree que hablar fuerte y fruncir el ceño ya es seguridad.

María León en Guerra de ídolos: Cuando no eres actriz y cuando eres una cantante que canta a medias, sólo es posible que haya resultados como este. Una de las peores actuaciones del 2017 en una muy mala telenovela como lo fue Guerra de Ídolos. María de León debería echarle más ganas a la música, aunque tampoco sea su fuerte, pero por lo menos se desenvuelve mejor que como actriz. Simplemente, si no sabes actuar, no lo hagas, porque terminarás haciendo el ridículo a nivel nacional.

Pablo Lyle en Mi adorable maldición: Este figurín porque ni siquiera se puede llamar actor, es de lo peor que tiene la televisión mexicana en este momento. No actúa, no tiene química con ninguna de sus compañeras protagonistas, pero en el caso de Mi adorable maldición todo se hizo más notable con una pésima actriz como Renata Notni. Sólo a Ignacio Sada se le ocurre poner dos pésimos actores como protagonistas de una telenovela; tal vez uno está bien, pero dos ya es abusar. Pablo Lyle simplemente no tiene ángel, es un protagonista que genera tedio cuando sale en pantalla, esta telenovela y la actuación de este joven pasará al baúl de lo olvidable.

¿Algo más que agregar?

Puedes dejar tus comentarios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: