10 cosas en las que se parecen cubanos y brasileños.

Siendo Cuba una pequeña isla caribeña de habla hispana y Brasil un gigante suramericano de lenguaje portugués, la lógica indica que sus habitantes no debían ser muy parecidos en costumbres y pensamiento. Pues contrario a las probabilidades, y quizás por la mezcla en la historia de africanos dominando la población nativa, Cuba y Brasil tienen en sus moradores más semejanzas que diferencias.

  1. Hablan muy alto: No importa a que distancia esté el interlocutor, los nativos de ambos sitios gritan a todo pulmón. Usted puede llegar a pensar que la caña de azúcar es saludable para la disfonía pues ya sea en una calle de La Habana o en una playa carioca los decibeles son la envidia de cualquier tenor.
  2.  Son excelentes bailarines: Los primeros bailan salsa, los segundos samba, sin embargo la sangre caliente los lleva a mover piernas y caderas antes que a andar. La música acompaña la vida de cubanos y brasileños de modo muy peculiar. Escuchan por igual música suave que movida, pero esta última es su preferida.
  3.  Son desinhibidos: Quizás conozca a alguno tímido, pero la regla para los lugareños de ambas tierras es ser francos, abiertos y espontáneos. Hablan sin tapujos de criterios y emociones, a veces hiriendo los oídos de europeos y anglosajones más conservadores.
  4.  Adoran el mar: Los isleños son amantes de las playas por excelencia, no conciben la vida sin el mar y es una de las cosas que más añoran cuando emigran a otras tierras. En Brasil aun los que viven tierra adentro buscan vacacionar junto a arenas y aguas cristalinas. Las playas brasileñas y cubanas son patrimonio y orgullo de sus ciudadanos.
  5. El deporte primero: Si usted no desea perder un amigo brasileño o cubano, no discuta de deportes. Su equipo es el mejor, no importa cuántos campeonatos lleve perdiendo, es solo una mala racha. Tanto el beisbol de la isla como el futbol continental llegan a causar el mayor ausentismo masivo escolar y laboral en grandes competencias.
  6.  Nacionalistas por excelencia: Si le pregunta a un cubano o a un brasileño quien inventó la rueda, el mejor científico de la historia o la más hermosa dama siempre señalaran un coterráneo. Lo de ellos es lo mejor, de más calidad. Son los más vivos, diestros e inteligentes. Nada los supera, y en el arte de exagerar podrían ganar un Nobel.
  7.  Sincretismo religioso: Ambas poblaciones son muy devotas, y a pesar de que existen muchas Iglesias bien establecidas entre sus ciudadanos, una mezcla de creencias yoruba y católica marca la cultura de las dos naciones.
  8.  Maravillosos anfitriones: No en vano son destinos turísticos tan populares, tanto en Cuba como en Brasil usted se sentirá bienvenido, le ofrecerán sus hogares y lo harán sentir especial a cada sitio que vaya. Le mostrarán sus costumbres y comidas preferidas, los lugares históricos y hasta le abrirán las puertas de sus casas.
  9.  Conocen bien a sus vecinos: En Brasil y Cuba la familia no es solo la de sangre, los vecinos son hermanos que no comparten apellidos, que se ayudan y colaboran en situaciones difíciles y conocen los más íntimos detalles de la vida del otro. No importa cuál sea el barrio donde nació, rico o pobre, de pueblo o de ciudad, las personas se conocen, se saludan. Son amables los unos con los otros.
  10. Son muy fiesteros: Para cubanos y brasileños la vida es una fiesta, cualquier motivo es bueno para celebrar. El amor por la música, el baile, sus personalidades extrovertidas y afables forman el conjunto perfecto para que la alegría de vivir llene estas tierras. Se ríen de sus problemas, no se toman tan a pecho las dificultades. Ven la vida color rosa y tratan de que el espíritu del carnaval llene su existencia cotidiana.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: