1.- Sé breve y ve al grano.

Recuerda que es un folleto, no un ensayo literario. La gente tendemos a leer sólo una o dos frases e inmediatamente buscar si hay alguna cifra (precio, hora…)

2.- Procura no marear abusando de toda una gama de colores chillones.

Es bueno centrar la atención con colores propios de la marca o para enfatizar el mensaje, pero si la persona que lo lee se satura con el colorido, no se habrá conseguido casi nada salvo un leve dolor de cabeza.

Hoy día incluso la tendencia es hacer folletos en gama de grises bien trabajados precisamente por la saturación de colores en general, por lo que el blanco y negro crea ahora un aspecto novedoso.

3.- L a Tipografía es Importante.

Utiliza varios tipos de letra para reforzar el mensaje (al menos dos) pero sin elegir tipos tan raros que resulten difícilmente legibles aunque parezcan muy originales.

4.- Si es impreso, Intenta hacerlo en papel reciclado.

Esto no es sólo sano para el medio ambiente, sino que además, tiene la ventaja añadida de que afortunadamente le gusta al lector, que aprecia sutilmente que quien firma el folleto respeta el medio ambiente.

5.- Si es impreso, Recuerda siempre recalcar que no lo tire al suelo sino a una papelera o se lo entregue a otra persona.

Esta última frase suele dar mejores resultados de lo esperado porque aún cuando no se lo entregue a otra persona, este consejo atraerá la atención del lector.

6.- Si es impreso, responsabilízate de que no ensucie la calzada.

Esto no es sólo para prevenir una posible sanción por ensuciamiento de la vía pública, sino porque puede dañar la imagen de la empresa o del mensaje más que el contenido atractivo del propio folleto.

7.- Si no es impreso, Recuerda siempre advertir que no lo imprima a no ser que sea absolutamente necesario. El lector agradecerá tu sensibilidad con el respeto al medio ambiente.

8.- Cuida el Tamaño.

Uno de las características más prácticas es esto. Estudia el tamaño imprescindible dependiendo del producto a destacar, si es demasiado grande o pequeño será incómodo de coger a primera vista, y ese rehchazo iicial es muy difícil de borrar incluso si el contendido es muy interesante.

9.- Cuida la Forma.

Este es otro de los aspectos que últimamente trabajan las agencias de publicidad, formas novedosas que llamen la tención.

Recuerda que los filos redondeados siempre causan mejor impresión que las aristas.

Si tu producto tiene una forma especial, aprovéchala -vinos, regalos (lazo), una cuchara si es un restaurante…-.

10.- Pon algún detalle original.

Un agujero, una parte troquelada con tus datos (que sirva como recordatorio o tarjeta de presentación) no es algo caro de encargar pero resulta muy práctico y original.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: