Mantener el peso ideal no es cuestión de grandes sacrificios. No es necesario hacer dietas estrictas para mantener el peso si tienes el hábito diario de seguir una dieta equilibrada. Con unos buenos hábitos alimenticios diarios se puede comer ocasionalmente esos platos tan apetitosos sin perder la línea. Aunque parezca difícil, es posible comer de todo y disfrutar de comidas especiales con muchas calorías y mantener el peso, siempre que nuestra alimentación habitual siga unas simples normas dietéticas:

  1. TOMAR CINCO COMIDAS AL DÍA. Es un error pensar que pierdes peso si te saltas alguna comida. Ocurre exactamente lo contrario: si te saltas una comida principal el metabolismo se ralentiza para retener la energía y sube la insulina en sangre con lo que se almacena grasa, un error si quieres mantener tu peso. Si comes pequeñas cantidades pero más veces a lo largo del día, evitarás los atracones, quemarás más calorías porque el metabolismo se pone en marcha cada vez que comemos y podrás mantener tu peso ideal.
  2. DESAYUNO COMPLETO. Si tienes costumbre de no desayunar o lo haces con un simple café empieza poco a poco a introducir otros alimentos más nutritivos, como cereales y algo de proteínas como huevos, queso ligero o pavo, verás que tendrás más energía durante la mañana y no llegarás con ansiedad a la comida. Desayunar bien y comer sano es el truco para mantener el peso ideal más tiempo.
  3. CENA LIGERA. Curiosamente las personas que no desayunan suelen hacer cenas muy copiosas o muy calóricas. Mientras que el desayuno tiene que ser abundante y nutritivo la cena debe ser ligera ya que el metabolismo se ralentiza a partir de las 7 de la tarde con lo que no es conveniente consumir muchos carbohidratos, alimentos grasientos o dulces porque no llegan a quemarse y es fatal para mantener el peso. Cena verduras y algo de proteínas como carne o pescado, nunca fritos. Recuerda que la alcachofa facilita la eliminación de líquidos y la digestión de las grasas con lo que te levantarás deshinchada, y los espárragos estimulan la depuración de toxinas y evitan el estreñimiento, por lo que son ideales para mantener el peso.
  4. MASTICAR DESPACIO. Si no masticas lo suficiente los alimentos el estómago tiene que trabajar más y produce mayor cantidad de ácido, con lo que te da la sensación de querer seguir comiendo, hace que se produzcan malas digestiones y se acumulen gases y líquidos. Es necesario que tritures bien la comida antes de tragar para evitar comer más de lo necesario y no sea un calvario mantener el peso.
  5. CARBOHIDRATOS LOS JUSTOS. La mayor parte de la energía que necesitamos debe venir de los carbohidratos (cereales, pasta, arroz, tubérculos, legumbres) pero éstos se deben consumir preferentemente en el desayuno y en la comida. El exceso se almacena como grasa por lo que es conveniente no tomarlos a partir de las 19h si queremos mantener el peso. Y elegir siempre la versión integral, que es menos calórica, tiene más fibra y sacia más.
  6. COME LA FRUTA SOLA. Es fundamental no consumir azúcar después de comer, ya que estimula la producción de insulina, que se encarga de frenar la degradación de las grasas y por tanto es fatal para mantener el peso. Por eso es preferible también de no tomar fruta de postre sino sola y fuera de las comidas. Elige frutas con alto contenido de agua, fibra y vitaminas como los frutos rojos, la sandía, el mélón, el kiwi, la piña, etc. que además son diuréticos y saciantes.
  7. LOS ZUMOS QUE SEAN NATURALES. La fruta natural o recién exprimida es preferible a los néctares ya que éstos tienen azúcar añadido y tienen muchas calorías. Para mantener el peso elige los zumos de fruta recién exprimida que tienen fructosa en vez de azúcar y conservan todas las vitaminas y minerales.
  8. BEBE AGUA EN LAS COMIDAS. Aunque los zumos naturales son muy sanos, para acompañar las comidas es preferible tomar agua sin gas que no aportan nada de calorías. Si tomas un vaso de agua antes de comer te saciarás más y evitarás comer más de lo necesario. Evita los refrescos ya que causan gases y ralentizan la digestión. Después de las comidas toma infusiones digestivas como el cardamomo o la manzanilla y otras infusiones entre horas para aumentar el consumo de agua.
  9. REDUCE EL CONSUMO DE SAL Y SALSAS. La sal favorece la retención de líquidos y las salsas son muy calóricas, todo lo contrario para poder mantener el peso ideal. Utiliza sal baja en sodio y adereza los platos con hierbas aromáticas o vinagretas sin sal. Utiliza salsas ligeras como yogur desnatado, soja o mostaza.
  10. EVITA BEBER ALCOHOL. El alcohol contiene mucho azúcar por lo que no es conveniente tomarlo a menudo. La cerveza es rica en vitaminas del grupo B que ayuda a absorver al máximo los alimentos, por lo que hace que la comida engorde más. Para mantener el peso acompañar la comida elige mejor un vaso de vino tinto que estimula la función digestiva.

 

Si sigues estas reglas diariamente como parte de tu rutina no te será difícil mantener el peso, sobre todo en ocasiones que se come más o peor como Navidades, Semana santa o vacaciones. Si reduces el consumo de calorías extras y sigues una dieta equilibrada gracias a unos hábitos saludables durante toda la vida, siempre te podrás mantener en tu peso sin hacer grandes esfuerzos y sin tener que renunciar a los platos ricos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: