Desde que empieza a crecer en el vientre materno, los cuerpos, el de la mamá y su bebé se relacionan mutuamente conociéndose, amándose. Esa relación se continúa después de nacer a través del nuevo vínculo que representa el pecho, que no sólo es fuente de un rico y nutritivo alimento, ¡el único que está siempre listo!, sino que también beneficia a la mamá reduciendo el riesgo de tener cáncer o anemia y dándole una enorme satisfacción. Mientras el niño se alimenta conversa con mamá, sin palabras pero sí con muchas miradas, sonrisas, caricias que lo van ayudando a desarrollarse mentalmente y a prepararlo para la vida en sociedad.

Hoy comienza la Semana Mundial de la Lactancia Materna y porque cada niño se merece lo mejor del mundo, la leche materna es tan especal, hecha según sus necesidades, le aporta alimento y protección para que crezca sano y fuerte recibiendo siempre el amor de mamá.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: